Real Unión de Irun


Real Unión, el otro triplete

La temporada del Real Unión de Irun se podría equiparar a la del Barça. Eliminó al Real Madrid en la Copa, ganó en su grupo de Liga y sube a Segunda.

Borja Olazabal | 23.06.2009

IRUN. DV. Para entender la temporada del Real Unión hay que remontarse dos años atrás. A la llegada de Iñaki Alonso al banquillo irundarra. El de Durango implantó su estilo desde el principio y en estas dos temporadas ha ido depurando todos los detalles para que el equipo funcionara a su antojo. Y el pasado verano, con el fichaje de once jugadores, se acabó de confeccionar la plantilla campeona.

A Irun llegaron viejos conocidos como Eduard, Gurrutxaga o Juan Domínguez, además de caras nuevas como las de Jauregi, Iglesias, Mendinueta, Sanz, Salcedo, Beobide, Villar y Manu García. En todos los lados hablaban de la calidad de la plantilla del Real Unión, pero las palabras no sirven de nada. Había que ver al equipo jugar.

Desde que el balón empezó a rodar en competición oficial, los irundarras demostraron que iban a dar mucho que hablar. 0-3 en Lugo en la primera eliminatoria copera. Esa fue la carta de presentación del equipo de Iñaki Alonso.

Días después empezaría la liga. El Real Unión comenzó el curso con buen pie, ganando 1-0 al Valladolid B, y para la cuarta jornada, tras tres victorias y un empate, los unionistas ya lideraban la tabla. Luego llegaron tres jornadas de bache, pero tras vencer 0-2 al Deportivo B, los de Irun enlazaron una gran racha. Diez partidos sin conocer la derrota.

El punto de inflexión de la temporada tuvo lugar en la novena jornada. El Real Unión recuperó el liderato después de imponerse 2-0 al Racing de Ferrol. Desde entonces, allá por el mes de octubre, y hasta el final del campeonato, el cuadro txuribeltz se mantuvo en lo más alto de la tabla.

Eliminar al Madrid
Si espectacular ha sido la trayectoria en la Liga, ni que decir tiene la campaña realizada por el Real Unión en la Copa. Hasta cinco eliminatorias pasaron los irundarras. Una de ellas quedará en la memoria de todos los aficionados al fútbol por mucho que pasen los años.

Primero cayeron el Lugo (0-3), Sant Andreu (2-1), el Vecindario (por incomparecencia) y el Barakaldo (2-1). Poco después, la diosa fortuna quiso que se reeditara un duelo histórico. Los dieciseisavos de final del torneo del K.O. enfrentaron al Real Unión y al Real Madrid, a doble partido partido y con la vuelta en el Bernabéu.

Todo el mundo sabe lo que pasó. 3-2 en el Stadium Gal y 4-2 en Chamartín hasta el minuto 89. Entonces apareció la cabeza de Eneko Romo para establecer el 4-3 y dejar a los madrileños en la cuneta. Hacía mucho tiempo que el Real Unión no conseguía un hito de semejante repercusión. Medios de comunicación de todo el mundo quisieron entrevistar a los jugadores del conjunto unionista. Fue el empujón moral necesario para afrontar con garantías el resto de la temporada.

El periplo copero se cerró cayendo más que dignamente ante el Betis. 0-1 en el Stadium Gal y 1-0 en el Ruiz de Lopera. Los irundarras volvieron a dejar un gran sabor de boca. En el partido de vuelta en Sevilla fueron los de Irun los que llevaron la iniciativa del encuentro y disfrutaron de grandes ocasiones para marcar. Sólo una frase vale para describir la brillante temporada del Real Unión. Ha sido como para quitarse el sombrero.
El play off
Tras 38 intensas jornadas de liga llegó la fase de ascenso. Dos oportunidades para alcanzar la Segunda División por haber acabado el campeonato liguero en primera posición. El sorteo de la primera eliminatoria enfrentó a los dos mejores equipos de Segunda B. El Real Unión y el Cádiz se tuvieron que medir por una plaza en la categoría de plata.

El solitario gol de Toedtli en el Ramón de Carranza bastó para que los gaditanos lograran el ascenso a las primeras de cambio. Los unionistas se reengancharon entonces a la segunda ronda del play-off. El Sabadell fue el primer escollo. Los arlequinados pusieron las cosas difíciles, pero los de Irun siguieron adelante. Sólo quedaba una nueva cota por superar. La final ante el Alcorcón.

La última y feliz final
Diez meses después de que comenzara la competición oficial para el Real Unión, llegó la final de las finales ante el Alcorcón. La definitiva, en la que no había vuelta atrás. El conjunto madrileño de Alcorcón era lo único que se interponía entre los irundarras y la Segunda División. El partido de ida fue en tierras madrileñas y acabó con el empate a cero.

El choque decisivo se jugó en el Stadium Gal y los irundarras pasaron por encima de su rival. El Real Unión se impuso 3-1 al Alcorcón con goles de Goikoetxea, Romo y Juan Domínguez. 45 años después, Irun recuperó su lugar en la historia.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun