Real Unión de Irun


Cogiendo carrerilla

ANÁLISIS, por Iñigo Aristizabal | 01.06.2009

No quiero hablar del Cádiz, pero es evidente que, en el camino hacia Segunda, el Real Unión recibió la semana pasada un palo muy duro. Por eso, lo más importante de cara al partido de vuelta era que el equipo se recuperara anímicamente. Prueba superada.

Sabemos que Iñaki Alonso tiene entre sus colaboradores a un psicólogo, ciertamente esencial en los días posteriores al choque contra el Cádiz pero, ¿quién ayuda al psicólogo? Y más aún, ¿qué psicólogo sería el adecuado para tratar a una afición, a una ciudad, que ya lleva varias decepciones seguidas?

A la afición, al igual que al equipo, hay que aplicarle la frase que acuñó Mohamed Ali. El más grande boxeador de todos los tiempos señalaba en una entrevista que uno nunca debe avergonzarse por caer en un ring. La única vergüenza es no levantarse.

Desde luego que el Real Unión ha llevado a la práctica esa sentencia. Afortunadamente, los actores de esta función no han perdido mucho tiempo, prácticamente ninguno en lamentar la oportunidad perdida ante el Cádiz. Ya desde el lunes estaban pensando en el Sabadell.

Por contra, parece que a la afición le está costando más volver a entrar en la rueda de la fase de ascenso. Cierto es que el sistema de competición permite reducir un par de marchas antes de abordar este segundo intento, pero ahora toca coger carrerilla. Porque para volver a vivir una nueva final, del calibre de la del Cádiz, el Real Unión debe eliminar primero al Sabadell. El equipo ya ha cogido esa carrerilla al ganar el primer partido por 0-1, pero queda el partido de vuelta y ahí también juega la afición.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun