Real Unión de Irun


Real Unión: una remontada de Segunda

El Real Unión recibe esta tarde (19.00) al Cádiz en un Stadium Gal que estará lleno y que espera celebrar el ascenso a la categoría de plata. Los irundarras tienen que darle la vuelta al 1-0 del Ramón de Carranza

Borja Olazabal | 24.05.2009

IRUN. DV. La de esta tarde (ETB1, 19.00) es la cuarta ocasión en la que el Real Unión va a luchar por el ascenso en las últimas siete temporadas. Casi nada. Atrás quedan partidos de infausto recuerdo como los de la Gramanet o el Lorca. Aquellos encuentros en los que la afición unionista acudía al Stadium Gal para celebrar un ascenso que estaba en la mano, pero que todavía no se había conseguido. Los golpes recibidos aún duelen en Irun.

Pero ésta se presenta como una ocasión bien diferente. Por primera vez será el Real Unión el equipo que tenga que remontar un resultado adverso para subir a Segunda División. Esto ha encendido, más si cabe, la pasión de la afición unionista.

El 1-0 del Ramón de Carranza es un resultado peligroso, pero todo Irun está convencido de que el cuadro entrenado por Iñaki Alonso puede darle la vuelta a la eliminatoria. El Stadium Gal va a estar lleno hasta la bandera y entre jugadores y afición, seguro que los unionistas logran el ascenso a la categoría de plata a las primeras de cambio.
Primordial será que los irundarras no encajen ningún gol. No estaría todo perdido si se recibe algún tanto, pero la eliminatoria se pondría muy cuesta arriba. Otra de las premisas del técnico unionista es imprimirle mucho ritmo al encuentro.

El Cádiz está por debajo del Real Unión físicamente e Iñaki Alonso quiere aprovechar esa baza. El mayor riesgo está en la estadística goleadora de los gaditanos como visitantes. Los de amarillo han marcado en dieciocho de los diecinueve partidos que han disputado lejos del Ramón de Carranza. En toda la temporada, los cadistas sólo han cosechado dos resultados que les dejaría fuera de la eliminatoria. El 3-1 en Melilla y el 2-0 en su visita al Conquense.

Sin los sancionados
La plantilla unionista está muy motivada y plenamente convencida de sus posibilidades. Los jugadores saben que tienen una oportunidad única para borrar todos los fantasmas del pasado y no la quieren desaprovechar.

Todos los irundarras están a disposición del míster para el choque ante el Cádiz, a excepción de los dos sancionados. Sanz y Gabarain, que vieron dos amarillas en el Carranza y fueron expulsados, son los únicos que no van a poder jugar en el Stadium Gal.

Aunque el técnico aseguró en la rueda de prensa previa al encuentro que pretendía jugar con un once similar al que saltó al Carranza, no ha querido dar pistas sobre sus intenciones a lo largo de la semana.
De hecho, los dos últimos entrenamientos que ha realizado el Real Unión han sido a puerta cerrada. Las jugadas de estrategia van a ser determinantes e Iñaki Alonso las ha estado preparando al dedillo.

Todo está listo para que los irundarras recuperen su mejor versión esta tarde y puedan cerrar la temporada con el tan ansiado ascenso.

Lo único que no está en manos del Real Unión es la actuación del árbitro. Los irundarras sufrieron a Santiago Cuesta Ferreiro en el Ramón de Carranza. El trencilla del colegio madrileño acribilló a tarjetas a los unionistas y no midió con el mismo rasero las entradas de unos y otros.

Aun así, se espera que la labor del colegiado de esta tarde no influya en el desarrollo del encuentro. El choque de hoy lo dirigirá Piñeiro Crespo, un árbitro con experiencia en Segunda División y que quiere recuperar la categoría.
Con toda la maquinaria puesta en marcha, con la afición deseosa de que comience el partido y con el equipo convencido de que este año el Real Unión volverá a la división de plata. Así se presenta un encuentro que comenzará a las siete de la tarde en Gal.

Los irundarras necesitan ganar por dos goles para superar al Cádiz, aunque el 1-0 valdría para igualar la eliminatoria y llevar el partido a los penaltis. Todo vale. Ya no importa si el gol del ascenso llega en el último minuto y de manera ilegal. Esta temporada hay que subir. Sí o sí.

Después de 44 años, el Real Unión quiere volver a Segunda División. Sólo quedan noventa minutos para conocer el desenlace de esta eliminatoria. El equipo está preparado y la afición está lista. Esta noche Irun no va a dormir. Va a estar celebrando el ascenso del histórico Real Unión.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun