Real Unión de Irun


Iñaki Berruet y Javi Gracia, íntimos amigos

El capitan del Real Unión de Irun y el entrenador del Cádiz compartieron alegrías en Villarreal y juntos hicieron las maletas para irse al Córdoba.

Borja Olazabal | 20.05.2009

DV. El fútbol tiene muchas caras y no todas son buenas. En ocasiones, la rivalidad mal entendida, el cruce de intereses o la tensión propia de la competición provocan situaciones ajenas a lo que debe ser un espectáculo. Pero también tiene un lado bonito. Una cara que conoce bien el entrenador del Cádiz, Javi Gracia. La suerte quiso que el domingo se reencontrara con uno de sus amigos de toda la vida, una de las personas que más le ha apoyado en su carrera deportiva. Hablamos de Iñaki Berruet, capitán del Real Unión de Irun.

Juntos compartieron alegrías y sinsabores en su etapa en el Villarreal y juntos hicieron las maletas para marcharse al Córdoba, donde disfrutaron de una segunda oportunidad que les brindaba el fútbol. Javi llegó en el verano de 1999 al conjunto castellonense, donde fue toda una institución. Iñaki Berruet, actual capitán del Real Unión, se incorporó esa misma temporada en el mercado de invierno.

Durante dos campañas y media disfrutaron juntos de lo bueno que tiene estar en la élite. Ambos tuvieron mucho que ver en el crecimiento de un club que actualmente es uno de los grandes de la Liga. En Córdoba también dejaron señas de su calidad, futbolística y humana. «Con Javi he vivido lo bueno y lo malo que tiene el fútbol. Siempre nos hemos apoyado y todo lo hemos hecho juntos. Ahora nuestras mujeres y nuestros hijos son también amigos y cuando podemos nos juntamos. Hablamos a menudo. De hecho, antes del sorteo bromeamos con la posibilidad de ascender los dos a la vez. Pero la suerte ha querido que nuestros caminos se vuelvan a cruzar», comenta Berruet.

Elogios del capitán del Real Unión
Del técnico del Cádiz sólo habla maravillas. «Es una persona muy comprometida, lo da todo siempre. Tal y como es como entrenador se comportaba en el campo. Una gran persona y un compañero que siempre está pendiente de los demás. En Villarreal ya se le veía que tenía muy claro que quería ser entrenador y hasta ahora le está saliendo bien las cosas, espero que tenga suerte porque se lo merece». Entre risas confiesa que «confío que nuestra amistad continúe después de la eliminatoria.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun