Real Unión de Irun


El sol nos pilló de fiesta por el ascenso del Real Unión

La celebración del Real Unión de Irun duró hasta altas horas de la madrugada. En el día después, fueron muchos los que mostraron caras de sueño y cansancio.

Borja Olazabal | 23.06.2009

DV. Una compañera de trabajo me comentó ayer por la tarde que la fiesta del Real Unión duró hasta altas horas de la madrugada. Lo aseguraba explicando que a eso de las seis de la mañana, algunos juerguistas seguían gritando a través de un megáfono el clásico 'a Segunda oe, a Segunda oe'. Es de esos momentos en los que no queda otra que agachar la cabeza y mirar hacia otro lado. Éramos nosotros.

Y es que el Real Unión de Irun no consigue un ascenso todos los días y la hazaña bien merecía una celebración en condiciones. La plantilla, después de saludar a la afición desde el balcón del Ayuntamiento, se fue a cenar a la Irungo Atsegina. Allí aguardaban los miembros del consejo, aficionados, periodistas y las mujeres, novias y prometidas de los miembros de la plantilla irundarra.

Fue una cena al estilo de la del Asador Donostiarra tras la eliminatoria copera ante el Real Madrid. Cánticos, bailes, gritos... la fiesta había comenzado. Lo mejor, como siempre sucede en estos casos, llegó después del postre. Todos los comensales nos levantamos y empezamos a tomar las calles irundarras.

La sorpresa fue mayúscula al ver el ambiente que todavía se vivía en la calle Mayor. Un ambiente que fue in crescendo al paso que los jugadores se iban juntando con los aficionados. Como si de estrellas del fútbol se trataran, que para la afición irundarra lo son, se empezaron a sacar fotos con los seguidores unionistas. Todos tuvieron su cota de protagonismo, pero la palma se la llevaron Iñaki Alonso y, como no podía ser de otra manera, el capitán Iñaki Berruet.

El irundarra también fue protagonista de la mayor parte de los cánticos. Berruet jugó su último partido como futbolista el domingo ante el Alcorcón y todo el mundo quiso jalear al gran capitán unionista. No faltó el tradicional «Berru quédate», pero hasta hubo quien se atrevió a mandarle un recado al seleccionador Vicente del Bosque al grito de «Berru selección». Eran momentos de euforia y todo valía.

Y cuando se dice que valía todo, es que valía todo. Algún jugador de la plantilla mostró su lado más exhibicionista y se subió a la barra de un bar para bailar al son de la música. Las horas fueron pasando y el sol nos acabó pillando de fiesta. Llegaba la hora de ir marchando hacia casa, pero había jugadores que seguían buscando algún local abierto para continuar con la fiesta. No pudo ser. A eso de las seis y pico de la mañana, el árbitro pitó el final y cada mochuelo se marchó a su olivo.

Amanecer del Real Unión
El despertar de ayer fue, cuanto menos, curioso. Empecé a escuchar el himno del Real Unión en la calle. Pensaba que estaba soñando, que seguía profundamente dormido y regodeándome en el ascenso del conjunto unionista, pero no fue así. El sonido venía de la calle. Decidí ponerme en pie y salir al balcón para ver lo que pasaba.

Vivo cerca de un colegio de educación primaria y desde casa puedo ver lo que pasa en el patio. A alguien se le había ocurrido que la celebración del ascenso también se podía hacer por la mañana y en una minicadena puso un 'cd' con canciones del Real Unión. Entre ellas, el himno.

Varios niños y niñas cogieron una de las banderas de 'Ni ere txuribeltz' y pasaron su tiempo de recreo manifestándose en favor del conjunto unionista. Todos se conocían el estribillo y tras el 'al decir...', se escuchaban alegres gritos de 'aupa Unión'.

Fue un claro síntoma de que los más jóvenes se están impregnando de unionismo. Como ha comentado Ricardo García, los ídolos de los niños de Irun, a partir de ahora, van a ser los jugadores del Real Unión que han conseguido el ascenso a Segunda División.

Además de en los colegios, la hazaña unionista también fue monotema en las conversaciones de los irundarras. Todos leían el periódico con la intención de recordar los mejores momentos de la tarde del domingo, la tarde en la que el histórico Real Unión recuperó un sitio que nunca debió haber perdido.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun