Real Unión de Irun


El Real Unión cayó por la mínima en Cádiz (1-0)

El Real Unión de Irun sólo perdió 1-0 a pesar de terminar con nueve, y en ningún momento mostraron ser peor equipo que el gaditano. La eliminatoria se ha puesto cuesta arriba para el Real Unión, pero el Stadium Gal decidirá.

Borja Olazabal | 18.05.2009

Cádiz. DV. Los jugadores del Real Unión de Irun fueron en bloque a la zona del campo donde estuvo ubicada la afición unionista. Parecía que los irundarras habían conseguido ganar en el Ramón de Carranza. Berruet e Iglesias se abrazaron y el resto de componentes del Real Unión levantaron el puño hacia la hinchada de Irun. Yes que acabar con dos hombres menos y perder sólo 1-0 en Cádiz puede considerarse como un buen resultado para el Real Unión.

Quedan noventa minutos de fútbol para que el Real Unión marque dos goles. Tiempo más que suficiente para un equipo que demostró que no es peor que el tan temido Cádiz. Ahora le toca empujar al Stadium Gal, algo más que necesario para que los de Irun logren la remontada. Lo peor del partido fue la actuación del colegiado. Las estadísticas hablaban de un árbitro casero (trece partidos arbitrados esta temporada y once triunfos locales) y pudimos comprobar el por qué de esos números. Cuesta Ferreiro minó a los unionistas a base de tarjetas y dejó a los de Irun con dos hombres menos tras expulsar por doble amarilla a Sanz y Gabarain.

El partido empezó mucho antes de que el balón empezara a rodar. Cádiz estaba siendo una fiesta desde muchas horas antes de que Cuesta Ferreira señalara el comienzo del encuentro. La afición gaditana se dejó sentir con sus cánticos y su fervor. Aunque este tipo de cosas de poco sirven cuando se empiezan a enfrentar los onces de cada equipo, se podría decir que los de amarillo empezaron ganando. Y es que aunque parezca una exageración, todo el mundo debería creerse que el Ramón de Carranza tiembla cuando las 22.000 gargantas del estadio empiezan a gritar al unísono y las palmas se ponen a tronar. Un minuto antes de las nueve saltó el Real Unión al terreno de juego con la camiseta a rayas negras y rojas. Comenzaba el partido.

Empezó apretando el conjunto de Irun, que fue el encargado de poner el balón en juego. Los de Iñaki Alonso salieron al ataque y forzaron una falta lateral y un córner en menos de dos minutos. Como se podía prever, la confrontación, poco a poco, fue igualándose y las imprecisiones, fruto de los nervios, empezaron a ser más frecuentes.

Y una de esas imprecisiones las cometió el colegiado, que señaló una falta sobre Toedtli que no era. Fue la falta con la que llegó el 1-0. Los gaditanos la sacaron en corto. Fragoso picó el balón por encima de la defensa, que intentó hacer, sin éxito, el fuera de juego. La zaga de Irun falló, Enrique cedió a Toedtli, que completamente solo cabeceó a placer y consiguió adelantar a los locales. El partido se ponía cuesta arriba.

Primer acercamiento del Real Unión
La primera ocasión irundarra no llegó hasta el minuto dieciséis. Sanz peleó un balón en largo y consiguió peinarlo para que Goikoetxea lo controlara dentro del área. El ariete debarra no acertó al intentar devolvérsela y la intentona de ataque acabó. Los unionistas, a pesar de ir por detrás, estaban dejando buenas sensaciones, pero el Cádiz demostraba su calidad cada vez que se hacía con el balón.

La parte final del primer tiempo fue para el Real Unión de Irun, que tuvo mucha presencia en el área rival, aunque no consiguió rematar con peligro sobre la portería de Casilla. En el 39 Goikoetxea controló un buen envío de Romo y consiguió regatear al portero, pero se quedó muy escorado y el balón acabó en córner. En el 41, entre Goikoetxea y Abasolo realizaron una buena jugada y llevaron el balón de la banda derecha a la izquierda. Allí apareció Manu para internarse en el área y sacar un buen centro, pero Casilla consiguió despejar.

Ymenos mal que al descanso se llegó ‘sólo’ con el 1-0, ya que los cadistas dispusieron de dos córners seguidos al borde del descanso y a punto estuvieron de ampliar la renta. Hubo que dar las gracias al poste ante un equipo que todo el peligro lo crea a balón parado.

El Real Unión, en inferioridad
El segundo tiempo empezó caliente. Con el Real Unión de Irun volcado al ataque pero con la desgracia de ver como Aitor Sanz veía la segunda amarilla y se iba a la calle en el minuto 55. Fueron claras las dos tarjetas que le mostraron. A raíz de ahí el duelo se convirtió en una sucesión de encontronazos. Incluso hubo un conato de pelea después de que los de amarillo no tiraran el balón fuera con Abasolo en el suelo.

Los unionistas tuvieron una clara ocasión tras un buen robo de Gabarain. El lateral le cedió a Abasolo y los irundarras atacaron con un claro seis contra cuatro. El contraataque no fue bien llevado y Abasolo acabó tirando a puerta, pero Casilla atajó sin problemas.

Aunque el Real Unión no se vino abajo tras la roja a Sanz, el Real Unión de Irun empezó a pasar por sus peores momentos. Los cadistas, sin demasiados alardes porque no podía descuidar la retaguardia, fueron a por el segundo. No lo consiguieron. Las cosas se complicaron todavía más cuando Gabarain vio la segunda amarilla tras un salto con un rival. Pero los de Irun consiguieron amarrar el resultado y salieron vivos del infernal Ramón de Carranza. Todavía no hay nada perdido.


El Real Unión de Irun, a por el ascenso - Enlaces relacionados





Himno del Real Unión de Irun